Monday, May 25, 2009

LA HISTORIA DE MI PADRE..."Los Años Pasan".

Mis padres y sus cachorros....finales de los '70s.






El Hermano Consentido, Mi Padre, Su Compadre y su Hermano El Callado... El Palomon, B.C. mayo del '63

Mi Padre nos tuvo a nosotros ya avanzada la carrera, esto creo un abismo de generacion muy grande.... Su solteria fue muuy larga, tenia muchos amigos con quien parrandear y conocio otros lugares, varias son las historias de sus paseos por Ensenada y sitios circunvecinos...

En cierta ocasion cuando estaba algo 'alegre' nos dijo a Mi Hermano y a Mi, que no cometieramos su mismo error, que nos casaramos pronto, porque sino, ibamos a tener a nuestros hijos ya muy viejos y tal vez no conoceriamos a nuestros nietos.

Al pasar de los años, Mi Padre se fue dando cuenta que a sus cachorros, les estaba llegando la hora de volar del nido. Ahora que soy madre, puedo imaginar todos los temores que pasaban por su corazon, especialmente El, quien vivio la vida muy a su gusto y conocia de los peligros que se presentan en el camino.

Recuerdo cuando Mi Hermano ya estaba en edad de obtener su licencia de manejo y Mi Padre, se negaba rotundamente, creo Yo que era el temor de que algo pudiera sucederle a su cachorro.

(Y con justa razon, ya que años mas tarde, Mi Querido Hermano desbarato por completo su carro en una noche de parranda.)

El Hermano Consentido de Mi Padre, mirando esta situacion, supo que Mi Padre cometia un error, El mismo, Padre de dos varones sabia que hay situaciones en la vida donde los hijos puden aprender con los amigos y otras donde es mejor que los padres sean los guias, asi que fue El, quien le dio a Mi Hermano la cuota y lo alento para obtener su licencia de conducir.

La Vida le paso factura a Mi Padre de sus parrandas, cuando recibio de regalo un carro, este mismo Tio, insto a Mi Hermano a que 'fueramos a estrenar el carro a la Rumorosa'... Mi Padre se negaba, pero ante la insistencia de su Hermano Consentido, no tuvo otro remedio y acepto, no sin antes darnos una particular bendición.

Cuando nos subiamos al carro, Mi Padre, con esa voz que tenia cuando no estaba de acuerdo con algo, nos dijo: "...y vayanse con cuidado, porque no tengo dinero para enterrar muertos...", ah!!!!!!, Mi Padre tan optimista.....

Fue una experiencia increible, aunque ibamos acompañados de Mi Tio, pudimos saborear un poco la libertad, explorar un poco el mundo sin la mirada vigilante de nuestros padres y, sobre todo porque Mi Padre que era el gran Patriarca de la Familia, habia dado su brazo a torcer...

Como dicen por ahi, fue el principio del fin... Esto marco el fin de una era y el comienzo de otra. Era en la que muy a su pesar, sus cachorros estaban ansiosos de experimentar la libertad y conocer un mundo que Mi Padre conocia muy bien, un mundo que le quito mucho. Un mundo que tenia una gran deuda con El y sus Hermanos.


2 comments:

Jessica said...

te lei ayer pero no pude comentar.

Me pongo a pensar como será cuando a nosotros nos toque dejar volar a los polluelos, ni idea, espero tener la madurez para asumirlo en su momento.

CACHANILLA73 said...

Asi estoy Yo, y eso que ya he dejado a la mayor de mis hijas ir sola a alguna fiestecita o a una pijamda, y ya sabras la tortura....
Confio que tanto Dios como Mi Padre, me daran la sabiduria cuando lleguen esos momentos...